965 04 22 85 / 627 00 44 39 [email protected]

 

Duelo Migratorio es un proceso del que se desprende  un tipo de elaboración de perdida que comienza cuando una persona emigra. Las principales pérdidas asociadas a la migración son: la lengua, la cultura, la familia y los amigos, el estatus, el contacto con el grupo étnico y la tierra. 

En esta oportunidad queremos  hablarte de las consecuencias, positivas y/o negativas que conlleva el hecho de emigrar, con la finalidad de que, en lo posible, tomes las medidas pertinentes a objeto de hacer menos traumático el dejar atrás familia, amigos, idioma, casa, tierra, paisaje, cultura, grupo étnico, estatus social… Etc.

Frecuentemente nos enteramos, por diferentes medios de comunicación y también por las RRSS, de personas que han tenido éxito al emigrar; muy pocas veces sabemos de personas a las que no les ha ido todo lo bien que esperaban y eso es normal, el ser humano tiende a recordar y ponderar lo bueno y a olvidar lo malo o menos bueno.

Lo planteado en párrafos anteriores no pretende hacerte desistir de tu intención de emigrar, la cual es una decisión personalísima, sólo tiene la finalidad de hacerte saber que emigrar no es fácil, requiere valor, persistencia, convencimiento, confianza en ti, capacidad de adaptación, fuerza y esfuerzo, pero sobre todo esperanza.

 

 

¿POR QUÉ O PARA QUÉ EMIGRAMOS?

  • Para reencontrarnos con familiares.
  • Para Realizar estudios
  • Por cuestiones políticas
  • Para invertir en otro país
  • Por razones económicas
  • Para mejorar nuestro nivel de vida
  • Para conseguir mejores oportunidades laborales
  • Porque en nuestro país de origen hay escasas o ninguna oportunidad de desarrollo profesional.
  • Para alcanzar mejores condiciones de vida para los hijos
  • Para lograr el éxito material y profesional.
  • Por el reconocimiento profesional en otro país que ofrece mejores salarios por el mismo trabajo realizado.
  • Porque en el país de origen el empleo es escaso y mal remunerado para jóvenes graduados.
  • Para resolver problemas médicos.

¿CÓMO AFRONTAR EL DUELO MIGRATORIO?

·         No hablar de la separación, o irse sin despedirse no es una opción, tampoco lo es el mentir diciendo que será por poco tiempo, o como suele decírsele a los niños: “papá (o mamá) volverá pronto”. Lo mejor, lo indicado, es, aunque duela (y duele mucho), hablar con la verdad, en especial a los niños, utilizando palabras sencillas acordes con su edad, haciéndoles ver que la separación es difícil para todos, pero que traerá cosas buenas.

Nunca, bajo ninguna circunstancia (aún cuando así sea) debemos decir a nuestros niños y/o jóvenes frases como: “me estoy yendo por ustedes, para darles la oportunidad de tener una mejor educación” o “este sacrificio, de irme a otro país, lo hago por ustedes”; cuando actuamos de esa manera estamos creando en nuestros niños y jóvenes sentimientos de culpa.

 

Una vez en el país al cual decidimos emigrar, es importante mantener una comunicación regular (basada en el agradecimiento) de respaldo y cooperación con las personas que se quedaron a cargo de nuestros niños y/o jóvenes.

 

Enviar dinero a nuestros seres queridos es necesario, pero no suficiente; debemos hacer un alto en nuestras labores cotidianas para establecer contacto con ellos, sin importar cuán cansados o agobiado estemos.

 

Adaptarse al país que hemos escogido para hacerlo nuestro nuevo hogar, es un proceso que lleva tiempo y que, además, necesita un esfuerzo consciente por nuestra parte. Es necesario tener la mente abierta para entender otras formas de vida y otras costumbres.

 

El respeto es fundamental;  puede que el estilo de vida, la forma en que se llevan las relaciones familiares, laborales o comunitarias, sean distintas a las que estamos acostumbrados, respetar el nuevo entorno y evitar cuestionamientos basados en nuestra percepción subjetiva, son el inicio del proceso de adaptación.

Concentrarnos en objetivos concretos y evaluar el porcentaje de cumplimiento que vamos logrando, nos ayudará a mantenernos motivados.

Aprender a querer y conocer el pais que nos acoge, por ejemplo, estudiando un poco de su geografía e historia, nos ayudará a entender cómo y por qué funcionan las cosas de una determinada manera.

 

 

Reagrupar a nuestra familia

Debemos tomar las medidas necesarias, para que esa tan ansiada Reagrupación Familiar tenga feliz término; ¿Cuáles son esas “medidas”? Entre otras podemos señalar:

1.- Recabar la información necesaria en cuanto a los requisitos que se deben cumplir para trámites de reagrupación familiar en España.

2.- Informarnos debidamente sobre los trámites a cumplir para la escolarización de nuestros niños y/o jóvenes.

3.- Gestionar lo conducente a la obtención del derecho a la salud pública (si procede) o gestionar un seguro de salud privado puedes informarte sobre opciones de seguros para extranjeros en este enlace

 

Reflexionemos sobre el proceso de reagrupación familiar:

Llegará el momento en que podamos reunir todo el grupo familiar (“Reagrupación Familiar”); cuando eso suceda debemos tener siempre presente que nuestros niños y/o jóvenes ya conocen el dolor de la separación (cuando papá o mamá emigró) dolor que van a vivir de nuevo al tener que separarse de las personas (abuelos, tíos, Etc.) que les cuidaron durante nuestra ausencia.

 

Cuando estabamos solos (o con nuestra pareja) teníamos rutinas diarias; con la llegada del resto de la familia muchas de esas rutinas deberán ser modificadas.

La separación tiene muchas secuelas, heridas que deberán ser atendidas, debemos estar conscientes que probáblemente la relación en el nucleo familiar no sea igual a la existente antes de la separación, por lo que debemos trabajar para restaurar dicha relación.

 

Siempre resulta conveniente tomar en cuenta la experiencia de familias que han vivido esta etapa que ahora nos toca vivir. No debemos descartar la ayuda profesional en caso de ser necesaria.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar